1
1
Presidente: Dña. Cristina López Corona
Año de fundación: 2006
santacena@semanasantatorrevieja.com

El jueves 19 de octubre de 2006 se fundaba en el seno de la Junta Mayor de Cofradías de la Semana Santa de Torrevieja, en el año en el que se conmemora su XXV Aniversario fundacional, la Cofradía de Nuestro Padre Jesús en la Última y Sagrada Cena, que procesionará en Torrevieja en la Semana Santa de 2007. Esta nueva Cofradía constituye la decimocuarta, y su fundación constituye un acontecimiento histórico, puesto que desde 1994 la Junta Mayor de Cofradías no creaba una nueva. El primer presidente de la cofradía es Miguel Ángel Aroca Seiquer.

Se puede decir que el proyecto de esta nueva Cofradía se gesta en sólido desde el Martes Santo del año 2005, cuando la nueva cofradía se hace posible gracias a la persona que ha sufragado los gastos de la ejecución de los elementos. Se trata del holandés Bernard Van Elmpt, residente en la actualidad en Estocolmo, que asumió el montante económico completo desde las propias imágenes, hasta los últimos enseres.

A pesar de que se intentó que fuese mantenido en un riguroso secreto, poco a poco comenzó a expandirse por la ciudad la rumorología de la existencia del proyecto. Volviendo al principio, una vez se tenía la luz verde en lo que al ámbito económico se refiere, es cuando se inicia el proceso propiamente dicho de elaboración del paso de misterio. Inmediatamente, la Junta Mayor de Cofradías pensó en que la persona ideal para llevar a cabo este grupo escultórico era el imaginero torrevejense Víctor García Villalgordo, a quien le entusiasmó el importante proyecto profesional que representaba para él al desarrollar el conjunto compuesto por trece imágenes. Según se extrae de la descripción técnica del proyecto presentada por Víctor García a la Junta Mayor de Cofradías y que se encuentra en la página web del escultor (www.victorgarcia-escultor.com), se trata de una “obra compuesta por trece figuras en torno a una mesa de características castellanas, las trece figuras serán ejecutadas en madera de cedro del Líbano y pino de Suecia, de las llamadas imágenes de devanadera (…). Sus características policromas y colorido en sus vestiduras corresponderán a la frescura de los pasos levantinos que gusta y demanda nuestra sociedad”.

Para el imaginero torrevejense este proyecto ha traspasado más allá de lo meramente profesional, y en la Última Cena para Torrevieja, se ha volcado hasta el punto de que la imagen de Jesús es regalo del escultor a la Semana Santa. Al tratarse de imágenes de devanadera requieren la nada fácil tarea de elaborar las vestimentas de tan ilustres comensales. Y es el propio Víctor García quien confía esta tarea a Mercedes Mateo, quien pronto se contagió de la ilusión de este proyecto, en un radiante Domingo de Resurrección, resultando su trabajo fundamental en la estética del paso de misterio, y regalando también las vestimentas de la imagen de Jesús, titular del paso. Y poco a poco, en el taller de la calle Clemente Gosálvez, van progresivamente añadiéndose apóstoles a un banquete singular que crece paulatinamente. Esos trozos de madera de cedro del Líbano y pino de Suecia, esos paquetes de barro húmedo se iban convirtiendo en la escenificación de uno de los momentos más importantes de la Semana Santa, como es la Última Cena de Jesús con sus discípulos en el Cenáculo, antes de morir. Teniendo en cuenta precisamente lo que representa el conjunto escultórico, desde un primer momento se tuvo claro que quedarían fuera cualquier tipo de excentricidades, y en la mesa estarían presentes solamente los elementos esenciales de aquella noche: el pan ácimo con hierbas amargas, como manda la celebración de la Pascua judía, así como el fruto de la vid. La única licencia que procesionará en esta mesa serán unos cuencos con sal, alegóricos a Torrevieja, y de los que también encontramos su significado en los Evangelios: “Vosotros sois la sal de la tierra, y si la sal se queda sosa… ¿con qué la salarán?”.

El primer apóstol que fue concluido fue San Pedro, el primer Papa de la Iglesia. Con la imagen queda la anécdota de que veía su finalización en los mismos instantes en los que el Cónclave elegía como sucesor de Juan Pablo II al Cardenal Joseph Ratzinger, que adoptaría el nombre, como bien es sabido, de Benedicto XVI. Desde luego fue significativo. El sucesor de San Pedro era elegido en el momento en que se concluía la policromía de su imagen. Y tras San Pedro llegarán el resto: San Bartolomé, San Andrés, Judas Iscariote, San Mateo, Santiago el Mayor y Santiago el Menor, San Felipe, San Judas Tadeo, Santo Tomás, San Juan, y por último, San Simón, quien también fue el último elegido por Jesús para formar parte de los Doce. El conjunto escultórico, a fecha del cierre de esta edición, aún continúa ejecutándose. La última imagen que verá la luz pública será la de Jesús.

El escudo de la cofradía ha sido realizado por la artista torrevejense Laura Cos Boj, y que reproduce el Santo Grial que se venera en la Catedral de Valencia, acompañado por las espigas y las uvas. El estandarte está realizado el bordador guardamarenco Francisco García Paredes, estando todas las piezas bordadas en oro fino y entrefino de diferentes tonalidades, que serán aplicadas en el estandarte y se rematarán con piedras y cordoncillos. La base es terciopelo en color blanco rematado con borlas de oro en canutillo. En el centro del estandarte se encuentra una pintura al óleo con la imagen del titular, obra y regalo del pintor Víctor García. El trono es obra de los murcianos Hermanos Noguera en Ceutí, siendo sus dimensiones de cinco metros de largo, por tres de ancho, utilizándose los tonos caoba y oro en su composición. Las andas del paso medirán seis metros de largo.

La vesta de los cofrades innova respecto a las ya existentes en la Semana Santa torrevejense, al incorporar la capa en brocado de damasco color oro, sobre vesta y capuchón de gabardina blanca. Lo más peculiar es el traje de los costaleros, y que reproduce el traje típico de costalero murciano o huertano, consistente en un traje de tergal color blanco roto, con capuchón en raso de color oro, terminado con vivos de raso, escarapela y lazos blancos, bajo la cual irá el traje negro y corbata negra, sobre camisa blanca. Estos trajes están siendo han sido confeccionados de forma totalmente artesanal en el corazón de la huerta murciana, por Encarnación Martínez, y busca significar los lazos de unión entre dos comunidades autónomas hermanas como son Murcia y la Comunidad Valenciana. Ambos trajes son diseño del artista torrevejense Víctor García Villalgordo. La gran parte de los costaleros pertenecen al gremio de la hostelería, tras el compromiso asumido por la Junta Directiva de la Asociación de Hostelería de Torrevieja y Comarca, que preside Tomás Arenas Mercader.

La Cofradía procesiona Lunes y Viernes Santo. Tal y como marcan los estatutos de la Junta Mayor, y la propia tradición torrevejense, se efectua por orden cronológico, por lo que es la segunda Cofradía en procesionar en la Solemne y Magna procesión del Santo Entierro de Cristo del Viernes Santo, entre las Cofradías de la Convocatoria y Mujer Samaritana, y la de Nuestro Padre Jesús en la Oración del Huerto de los Olivos.

Procesiones:

Lunes Santo

Viernes Santo
Solemne y magna procesión del Santo Entierro de Cristo

a